19 mar. 2009

La necesidad: "Parques sin rejas"


En todas las grandes capitales, la delincuencia es un tema de preocupación, ante esto la principal actitud que toman los gobernantes es la de enrejar a la gente y no a los delincuentes, al enrejar a ciudadanos honrados, trabajadores, se comete un gran error.

Los ciudadanos deben habitar y vivir sus ciudades, sin rejas ni temores, y el gobierno debe velar por la seguridad de sus votantes a través de otras instancias, no soluciones simplistas como enrejar uno de los parques tradicionales de la ciudad de Santiago, El Parque Forestal.

El parque Forestal es uno de los pocos sitios en santiago que la ciudadanía joven se junta a desarrollar actividades interesantes para ellos, un claro ejemplo de ellos es la feria que se realiza casi todos los domingos, si es que los carabineros no se oponen, en algún costado del museo Bellas artes, o en algún lugar del parque. Esta feria es un ejemplo de organización espontánea, reflejo de una necesidad de compartir o vender algo que tenemos o hacemos.

Los vecinos reclaman ante la suciedad y desorden que produce este tipo de manifestaciones en el parque que es de uso publico, y ocupan este argumento para querer enrejar el parque, y creo que todos somos capaces de ver otras soluciones, quizás normar los horarios de estas fiestas/manifestaciones/actividades culturales, en cuanto a la suciedad, yo que permanente mente visito las actividades del parque, veo los basureros atiborrados en basura, y creo que usando contenedores mas grandes, se soluciona.

Otro punto importante es que el parque forestal es el primer lugar de Santiago que permite la circulación sin temores de la población gay chilena, por ende, es normal ver parejas desarrollando su vida de pareja, como cualquier otra, en los parques, cafés y locales del lugar, pero ante las declaraciones del alcalde de santiago Pablo Zalaquett, "El jefe comunal lamentó también la presencia de las tribus urbanas que poblan el emblemático parque, que "viven una sexualidad sin pudor, y seamos francos, un homosexualismo, un lesbianismo, y lo van a mostrar explícitamente en lugares públicos".

Siendo parte de una comunidad gay, creo que esta declaración es una ofensa para la comunidad homosexual del país, creo señor alcalde, debemos diferenciar la situación, si alguien tiene actividades sexuales en la vía publica, debe ser sancionado, pero andar de la mano con la pareja, no atenta a la moral de ningún ciudadano.

Las rejas no son un impedimento para la delincuencia / homosexualidad ni para las actividades culturales, y ninguno de los problemas que presenta el Parque, es igual a otro, ni se solucionan de la misma manera, ni con una reja.


Las autoridades dicen que una reja seria una medida de ultima instancia para el parque, por eso debemos actuar ahora, no me gustaría ver el centro de santiago tras las rejas.

No hay comentarios.: